I-reverencia


Siempre me ha gustado conjugar el verbo “blasfemar”. No es por diversión ni por capricho. Es mi convicción de atacar la base de datos que la sociedad introdujo en mi cerebro desde el primer día, y tratar de exterminar con una vacuna mental a ese virus maldito que condicionó mi comportamiento mientras duró mi prisión intelectual.

No es sólo ir en contra de algo porque así todo luce mejor. Es desarrollar una capacidad crítica mínima para advertir las tretas que cuidadosamente se han encargado de impulsar  algunas instituciones para mantener cierto control social sobre la domable raza humana. Blasfemar es una irreverencia religiosa. Es hablar de que Jesús fue el primer socialité de la historia, ya que consiguió muchos seguidores con sólo beber vino, pasear de casa en casa, reunirse con sus amigos y siendo simpático con todas y todos. Mírenlo ahora, es súper famoso.

La irreverencia es, según los diccionarios, una falta de respeto. Claro, eso era antes de que los wannabes del mundo comenzaran la moda de ir en contra de las normas porque eso era más chévere que parecerse a los demás. Al final, todos terminaron caminando juntos, agarrados de las manos, por el mismo camino lleno de borregos sin cerebro. Ni hablar de que ahora todos se autodenominan orgullosamente bipolares y juegan a ser  geeks. Snobs.

Irreverentes son los tukys que van al San Ignacio y se pasean por los pasillos sin importarles un coño tu cara de sifrino asustado. Irreverente es la Tigresa del Oriente que es horrible y sale en televisión. Irreverentes son las doñas que se pintan el cabello de azul mientras sus nietos les hacen la cruz. Irreverentes son las chamas que abrazan a sus novias o los chamos que besan a sus novios mientras son juzgados por esta sociedad compuesta por machistas confesos y gobernada por homosexuales de clóset.

Lady Gaga no es irreverente, es una empresaria inteligente. Los rockeros venezolanos no son irreverentes, sólo hacen ruido mientras se peinan de lado. El presidente no es irreverente, es sólo alguien que tiene los medios para hablar paja.

Ni yo soy irreverente por escribir esto ni tú por leerlo… Get over it.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s