Carta abierta a Oscarcito


Para nada querido Oscarcito:

Comenzando este año, estando yo en una isla de la costa disfrutando de mis vacaciones, escucho tu voz autotuneada proveniente de un yate. Chimbísimo. 

Al principio creía que era uno de esos tukys que ponen música a todo volumen porque creen que están en el Metro, pero no, eras tú en una tarima flotante, moviéndote de un lado a otro sin este pana calvo que doblaba contigo. Estabas tú ahí preguntando dónde están las mujeres. Dónde están los leones. Dónde está el magallanes. Pidiendo una bulla. Eras un diminuto cliché de cantante venezolano que no ardió por falta de exposición al sol, lamentablemente.

Entonces escucho por primera vez tu predicción, ese himno con el que me tuviste esperanzado durante meses, prometiéndome que este sería el año del amor.

Recuerdo que desde entonces no había momento en el que no me dijeras que este año no estaré solo, no. Que me enamore otra vez, que bese a alguien la noche entera, como una película. Me jurabas que estaba decretado que un amor pronto me llegaría. Eras tú entusiasmándome en la camionetica, en el Metro, en la calle, en la universidad y hasta a mi oficina llegaste un día a repetir lo mismo.

Yo te creí.

Pero mi mamá tenía razón: todos los cantantes de reguetón mienten. “No hay que confiar en ellos”, me decía cuando veía que arrancaba otra página del calendario y seguía soltero en la casilla de situación sentimental de Facebook.

Hasta que llegó el día en el que conocí a alguien por accidente… Sí, loquísimo. Ni siquiera cuadramos por Twitter previamente. Fue face-to-face. Fue amor a primera vista.

Era una película, como tú me habías dicho que sería. Cada salida tenía tomas con la mejor puesta en escena, hermosas locaciones, una impecable fotografía, diálogos profundos y  actuaciones tan sentidas que parecían reales. Si el Oscar tuviese forma de corazón no los hubiésemos ganado nosotros.

Fue un filme que duró más meses de lo que creía y que terminó mucho antes de lo que quería.

Te cuento que fueron los más felices de mi vida (sin tomar en cuenta todo el tiempo que transmitieron LOST en vivo). Llegué a pensar que, wow, Oscarcito tenía razón. Estuve a punto de bajar tu canción ilegalmente y hacerla sonar en mi pobre iTunes que no tenía la culpa de nada…

Pero me mentiste.

Eres más farsante que Barney. Y mirá a quién engañaste, a este pobre muchacho que ni siquiera estaba buscando a alguien. A este hombre resignado que decía “pobrecita, Adele… ella está gordita porque tiene el corazón hecho pedazos y cada trozo se le fue a un lugar diferente de su cuerpo”. Etequetaquí, que no cree en Dios ni en el amigo secreto, pero que tuvo la delicadeza de creer en ti.

Y no vengas con que el amor está vivo, que sea positivo, optimista y no materialista, que no mire las caras, sino los corazones… No me insistas con que valore el sentimiento y que pa’ fuera el sufrimiento. A otro con el cuento de que amor ahora es que sobra.

¿Qué hago ahora con todas las ganas de seguir metido en mi papel? ¿Cómo le digo a mis futuros hijos que seré padre soltero? ¿Cómo cambio el sabor a pantalla de computadora que ahora tienen sus besos? ¿Arranco las hojas de mis cuadernos llenas de iniciales y corazoncitos? ¿Quién me ayuda a borrar la memoria caché de mi cerebro?

No tienes tamaño para lo mentirosito que eres.

Y lo peor es que en el Indepabis dicen que no me pueden ayudar. Igual voy todos los lunes con mi pancarta escrita con marcador rojo y mi camisa estampada con un Cupido muerto. Les repito semana tras semana:

Se fue el 2011 y mi estado civil sigue siendo el mismo: engañado por Oscarcito.

Por ti.

Nunca tuyo,

José.

Anuncios

14 thoughts on “Carta abierta a Oscarcito

  1. Soy tu fan/amigo secreto (ni tan secreto) y soy real, cree en mí. Yo creo en tu inteligencia y en que me hiciste reir y llorar en un sólo escrito. Te quiero chico, cada experiencia es un momento más de inspiración y aprendizaje, venga de donde venga. Lo importante (y me consta) es que tuviste una probadita de lo felíz que te mereces ser, eres grande y debes saberlo.

    No creo que la pegues y sepas quien soy, pero espero hablemos pronto, esta vez sin tragos aguados. Te debo unos cuantos abrazos y mis brazos y las ganas de leerte siempre serán tuyas.

    Sonríe, Oscarsito tiene que autotunear palabras que probablemente ni sean suyas para que suenen bien. Las tuyas naturalmente salen así. ¡Te quiero amigo!

  2. Wuao!!!! No eres complicado y sino q eres UNICO^ yo t tengo otra cancion EL AMOR NO EXISTE… La persona q se ama vive en otro lado y tu aqui fingiendo ser feliz engaÑando a dos (al q esta contigo y a ti mismo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s