En un lugar llamado La Azulita


               la foto (16)

Casi nadie conoce La Azulita. Quizás porque es un pueblo tan pequeñito que en el mapa lo oculta la tilde de la e de Mérida, ciudad en la que se encuentra. Pero la verdad es que es un sitio hermoso, un refugio cercado de naturaleza y uno de mis lugares favoritos en el mundo.

Tan apartado está que el celular sirve sólo de despertador.

Imagínense, un mundo sin Instagram.

La Azulita fue el pueblo que vio nacer a gran parte de mi familia materna. Luego, como buenos hijos, todos se fueron de casa con sus maletas tan llenas de ilusiones que no había espacio para la plata, aunque sí un bolsillito para el arraigo. Total es que, al menos mi mamá, iba año tras año a su lugar de origen. Y me llevaba consigo porque soy su hijo preferido (bueno, la verdad es que yo era menor de edad y la ley le obligaba a hacerse cargo de mí).

Pero pasaron muchos años desde la última vez que fui, hasta la pasada semana santa.

Hay tres vías para llegarle, pero la que siempre he usado es llegar a un sector conocido como Caño Zancudo (se llama de otra manera pero así le dicen), se cruza hacia la izquierda y se sube una carretera por menos de una hora, hasta llegar a la afamada iglesia “La inmaculada concepción” y, por ende, a la remozada plaza Bolívar. Por cierto, lo único en lo que La Azulita se parece al resto del país es en que sus gobernantes se visten de rojo y llevan oro encima de la piel, mientras que las carreteras se desmoronan y los autos, como las personas, se estropean de a poco.

En la entrada hay un cartel azul con letras blancas que tiene pintados datos interesantes que nadie lee, como que pertenece al municipio Andrés Bello, su población es de 11.980 habitantes (siempre me he preguntado si van restando cuando se muda o muere alguien), la temperatura promedio es de 18,5° (es decir, fresquito), la altura de 1.135 metros sobre el nivel del mar y su superficie abarca 398 km2 (es decir, ni idea).

No dice por qué se llama como se llama, pero tengo entendido que es por el color azulado con el que se maquillan sus montañas (aunque yo nunca las he visto así). Otros dicen que es por un río en el que se desangró un unicornio y tal, pero Internet no está muy seguro al respecto.

la foto (14)

la foto (12)

la foto (13)

la foto (9)

Lo que sí aparece en Internet es que en 1990 fue declarado Pueblo Ecológico de América, porque hasta entonces conversaba el 80% de sus bosques (no sé ahora), que son un espectáculo frondoso y variopinto, hogar de aves tan raras y coloridas que cuando vuelan al mismo tiempo parece la marcha del orgullo gay.

Para hablarles de los sitios turísticos, se los resumo así: al llegar al pueblo pasas al lado de la cascada La Palmita, que desde niño me ha dado miedo por los cuentos de espantos que se han tejido a su alrededor. No les miento cuando digo que desde que tengo memoria cierro los ojos cuando paso por ahí. Pero lo cierto es que es bonita y la gente se baña allí o tomas fotos.

También está un parque llamado Aguas calientes que, en un maravilloso uso de la ironía, le pusieron ese nombre, aunque si te echas un baño corres el riesgo de que te congeles hasta el alma. Pero es estar a los pies de la montaña, respirando aire puro y en contacto directo con la naturaleza. Y con los mosquitos.

la foto (5)

la foto (8)

Cerca de allí se encuentran Las Cuevas del Pirata. No entré a las cuevas porque no hubo tiempo, pero sí hice canoping con la misma gente de Los Venados aquí en El Ávila, pero a una altura mayor y más económico.  A las cuevas se entra gratis, pero si quieren vivir la experiencia al máximo, deben llevar ropa que no les importe ensuciar tantito.

 la foto (4)

El pueblo tiene sus encantos, aunque esté compuesto por unas pocas cuadras. Hay esculturas al aire libre y un cementerio chiquito pero bonito. Las personas son cordiales y serviciales, como todas en Mérida. Entre esas incluyo a mi familia.

Hay alrededor de 60 posadas, muchas de ellas ecoturísticas. Casi todas valen la pena. Un fin de semana allá y se enamorarán.

****

Cuando era chamo no tenía primos de mi edad con quién hablar y me aburría mucho. Esta última vez que fui el concepto que tenía sobre mi familia cambió radicalmente. No sólo son personas graciosas y rumberas, sino que descubrí que son mucho más tolerantes con temas que mi familia caraqueña ha vetado por los siglos de los siglos amén (ya se imaginarán a qué me refiero).

Ah, y no son chavistas. Inteligentes.

Todos me llamaban Harry Potter o Peter Parker. Tenía un primo que hacía de Ron y una prima que hacía de Germayori. Así tal cual. Nunca la corregí para poder ponerlo en este post. Jijiji.

Lo mejor de haber ido en semana santa es que preparan los llamados “siete platos” o “siete potajes” de almuerzo (granos, pastelitos, sopa, pescado, ensalada, envueltos de plátanos y dulce)  y arepas de trigo para la cena.

Antes de venirme insistí en ir al lugar en donde vivían mi mamá y mis tíos cuando niños. De ese ranchito sólo queda un murito, junto a un árbol ya grande. Fue bastante representativo.

la foto (1)

****

Y, como sé que están esperando a que salve el post con algo verdaderamente interesante, les dejo a continuación los chismes, que digo, datos curiosos del pueblo.

  • Cuentan que Lila Morillo y Mariela Bencomo tienen par de fincas en La Azulita. Dicen que ambas llegan en helicóptero de vez en cuando y de cuando en vez.

  • ¿Saben quién es el loco Barrera? Bueno, la esposa del narcotraficante colombiano vivía allí. Ahora vive en la cárcel.

  • En el pueblo siembran marihuana como cilantro.

  • Una señora un poco loca me contó que años atrás habían violado a su hija en una fiesta  y que ella le aconsejaba seguir con su vida porque Dios se iba a encargar del agresor……………………………………………………..

              Fue la conversación más WTF que he tenido. Y después conocí a la niña.

  • Esa misma señora me contó que cuando era joven conocía a un tipo que tuvo sexo con su propia madre porque ambos estaban drogados.

  • Allá no hay hampa común, pero si tienen peos de venta de drogas, bam.

  • Como en todo el país, siempre se va la luz. Y recientemente el agua.

+Fotos:

la foto (15)

la foto (11)

 

la foto (10)

la foto (6)

la foto (3)

Anuncios

5 thoughts on “En un lugar llamado La Azulita

  1. Verga pana que agradable encontrar esto, yo soy caraqueño pero de chamo mi abuela mando a mi mama a vivir en una casa q ella tenia alla. Asi que nos fuimos yo tenia como 7 años luego de 4 años nos devolvimos a ccs y como cuando tenia 17 volvi con mi abuela de visita y ya hoy tengo 27 y he estado soñando muy frecuentemente que vuelvo al pueblito, me meti en internet a ver si existe posada u hoteles pues estoy planeando hacerle caso a mis sueños recurrentes. tu reseña me emociono mas yo vivi alli y recuerdo ese pueblo, sus caminos y atajos de memoria. gracias por tomarte este tiempo de escribir algo q sin duda alguna me sirvio de ayuda. saludos.

  2. Es el pueblo más hermoso del estado Merida, al menos para mi que naci ahi, creo que lo conoce mucha gente porque hasta le hicieron la reseña en Viajando con Polar, que lo vió toda venezuela, además Valentina Quintero también lo visitó y lo presentó en su programa, y recuerdo una propanganda de un refresco que lo hiciron en la cascada de la palmita, y ahora tiene hasta un Canal de Televisión y una Emisora.

  3. Es un lugar maravillos como ninguno…al estar en ese pedacito tan natural te olvidas de los problemas, realmente es maravillos, Yo conoci un lugar donde esta el Crito Negro (no se si eso es la azulita) y con solo 5 minutos te purificas en todos los sentidos…se respira paz.
    Es un lugar especialmete unico! Claro esta si buscas rumbas escandalos y malos habitos no es el lugar apropiado….jajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s