Instrucciones para volverse loco


Enamórese de alguien y hágaselo saber con cada respiro. Entréguese por completo. Si es posible, sáquese el corazón, colóquele un cordón y amárreselo en el cuello a la persona que idolatra. Espere con atención. Mucha atención. Y aléjese. Aléjese lo suficiente como para que no le salpique el amor cuando se lo aplasten cerca de la cara.

Dilate las pupilas.

Olvide el plural.

Cambie.

Pase horas sin dormir, aun cuando quiera, que eso ayudará al proceso de convención a la locura. El insomnio es necesario para tener más tiempo para llorar y maquillar las ojeras. Y si ha de dormir, procúrese las peores pesadillas, de esas en las que aparecen el dream team de las películas de terror. O bien sueñe con momentos que anheló pero que nunca ocurrieron. Cumpla fielmente con ese patrón por varias semanas y asegurará días difíciles que desajustará su cotidianidad y fracturará algunas  relaciones interpersonales.

Aproveche las horas de desvelo para marcar su número de teléfono y practicar todos los insultos que de niño nunca le permitieron decir. En caso de no ser atendido, escriba todo lo que piense y envíelo por mensaje de texto al mismo número. Si nada de eso le convence, recuerde que tiene otras opciones como el correo electrónico.

Aíslese.

Evite tener cerca la presencia de la persona causante de su sufrimiento. Eso ayudará a desarrollar ataques de ansiedad, y posteriormente de pánico, cuando se encuentre en lugares que antes frecuentaban. Aunque puede que dilate el proceso de convención, permítase la cercanía de alguno del clan ansiolítico: Rivotril, Klonopin, Ravotril, Clonagin, Zatrix, Neuryl o  Diocam.

Estimule su imaginación con alcohol o drogas. O ambas. Dese cuenta de que su sueldo es miserable y gástelo en pro de su objetivo. Contribuya de esta manera a colectar molestias y frustraciones.

Es importante alimentar sus alucinaciones. Trate de hackear las cuentas en redes sociales de la persona en cuestión y, si no lo consigue al primer intento, contrate a un profesional para que lo haga. Lea el historial de conversaciones en el chat, revise sus mensajes privados, concéntrese en qué fotos les gusta y quiénes son sus nuevos contactos. Aproveche para dejarle saber al mundo, desde el perfil digital robado, la percepción que tiene usted sobre su anterior poseedora o poseedor, que es absolutamente cierta y nadie puede refutarle esa verdad.

Si le ve por la calle, espere por el ataque de pánico, pero no se deje vencer. Aproveche la oportunidad para pasarle con un carro por encima, acelerar, retroceder, acelerar, retroceder. Busque gasolina, rocíela sobre su humanidad y agréguele fuego. Corte su cabeza en pedacitos y sírvala de cena.

Guarde el corazón para después.

 

 

 

 

*Ejercicio para el taller de escritura creativa con Fedosy Santaella (ICREA).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s